Blog

Ideas para organizar el placard

Foto 1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Antes de hablar de algunos trucos para mejorar el espacio, es importante tener claras dos cosas:

¿Por qué organizar? Además de lograr un ambiente más despejado y que nos dé tranquilidad, la buena organización nos hace más productivos y nos permite ganar tiempo.

¿Cómo empezar? Tenemos que establecer objetivos claros, preguntarnos qué queremos lograr con la organización. Estos objetivos son propios y están basados en las rutinas personales, gustos y estilo de vida de cada uno. No hay un solo método, depende de cada uno de nosotros.

La reorganización y mejora del placard depende de las características de cada espacio, de la cantidad de prendas y de los objetivos establecidos, pero comparto algunos pasos a seguir que funcionen como primer empujón para comenzar con ganas.

Primera etapa: clasificación

Esta es la fase más difícil del proceso porque tenés que mirar de cerca lo que tenés y empezar a elegir qué cosas conservar y de cuáles deshacerte. ¿Por qué clasificar si podés quedarte con todo? Porque si no te desprendés de cosas que ya no usás o no sirven, solamente reorganizás el caos una y otra vez y tendrás más posibilidades de que todo se vuelva a desordenar. 

1) Sacá todo lo que tengas en el placard y los cajones, y separá por categorías: remeras, jeans, sweaters, faldas, etc.

2) Elegí qué prendas de cada categoría vas a eliminar y separalas por talle y temporada. Colocalas en bolsas o cajas etiquetadas con esa información para que sea más sencillo a la hora de buscarle un nuevo destino, ya sea donando o regalando a una amiga o familiar. Lo que está en muy mal estado, sacatelo de encima lo más rápido posible.

Segunda etapa: decidir qué doblar y qué colgar

Muchas veces colgamos cosas que podrían estar dobladas y viceversa. Esto hay que mirarlo con más atención para ver si podés descomprimir alguna de esas áreas. Tal vez los jeans podés doblarlos en vez de colgarlos y con eso descongestionás el perchero, por ejemplo. 

Pensalo sin perder de vista los objetivos que te planteaste al inicio.

¡No te olvides del interior de las puertas! Es un excelente lugar para colgar ítems más pequeños y generalmente no lo tenemos en cuenta. Cinturones, pañuelos y otros accesorios pueden estar ahí.

Tercera etapa: almacenado

Así como no existe un único método de organización tampoco existe uno solo para guardar las cosas en el placard, será cuestión de probar y adaptarlo a tu realidad y realizar los ajustes que sean necesarios.

Estantes

  • Aprovechalos al máximo. Si tienen buena profundidad colocá en la parte de atrás lo que uses con menos frecuencia pero que igual te quede a mano para mejorar la rotación de las prendas. 
  • Si querés ir un poco más allá, etiquetalos indicando qué hay en cada uno, como una ayuda para la memoria y para que todas las personas que circulan en la casa sepan dónde va cada cosa. El orden se hace entre todos.

 

Foto 2 (2)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cajones

  • Incluí separadores en el interior, facilitan mucho la tarea y evitan que revuelvas todo cada vez que necesitás algo. La aplicación más sencilla es con la ropa interior, podés probarlo primero ahí y después trasladarlo a otros cajones. 
  • Para separar podés usar cajas que ya tenés o conseguir/comprar, ya sean de cartón o plástico.

 

Foto 3

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Percheros

  • Utilizá las perchas que sean adecuadas para cada prenda: perchas de pantalón, para faldas, para corbatas, etc. así todo se conserva mejor.
  • Si vas a colgar abrigos o camisas, es mejor si las cerrás parcialmente para evitar que se caigan o pierdan la forma. 
  • Evitá la superposición de cosas en una misma percha, salvo que el espacio sea realmente acotado. Si tenés todo a la vista va a ser más fácil variar los conjuntos cada día.
  • Colgá de acuerdo al largo de las prendas para lograr una mejor apariencia: lo más largo a la izquierda y de ahí hacia la derecha, donde van a quedar las prendas más cortas. 
  • Otra manera de colgar es tomando en cuenta el color: lo más oscuro a la izquierda y hacia la derecha los colores más claros. Es un detalle, pero probalo y vas a notar la diferencia.

 

Foto 4 (2)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tomate un tiempo para aprovechar mejor el espacio que tenés, empezá a darle otro valor y míralo desde otro lugar. Una vez que le agarrás el gusto lo vas a mantener casi de forma automática. ¡Sí se puede!

 

Escribe:  Emilia Roggiero – Organizadora de interiores, creadora de E|R Organización de espacios. Diseña soluciones de organización para hacer de la casa, home office u oficina un espacio equilibrado y funcional.

 

 

 

Fuentes

Foto 1: blog.organizersdirect.com

Foto 2:  buzzfeed.com

Foto 3:  djl-lifehacks.blogspot.com

Foto 4: bustle.com